Sicalíptica

Contratiempo

Me decías sicalíptica, porque incitaba a los malos pensamientos e invitaba a las grandes pasiones.

Me decías sicalíptica, porque te provocaba, y al provocarte te desafiaba.

Me decías sicalíptica, porque me deseabas y al desearme te excitabas.

Me decías sicalíptica, porque tentaba tu voluntad, tu capricho y tu mente.

Y siempre reiterabas, eres sicalíptica, porque me amabas y al amarme te apasionabas.

MO SCHULTZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *